miércoles, 9 de febrero de 2011

UN LARGO CAMINO. (3ª parte)

..Este largo período (de más de una década), y sobre todo, el profundo proceso de análisis, reflexiones y cambios asociados, nos llevó a muchos a plantearnos la imposibilidad de mantener nuestra opción individual y colectiva, dentro de una estructura eclesial que no sólo se resistía y se oponía a dichos cambios, sino que, inquieta por la influencia social y religiosa, cada día mayor, que adquirían los movimientos renovadores, apostó por su marginación y eliminación.

El largo pontificado de Juan Pablo II (1978-2005), se encargó, desde el principio, de dejar clara esta posición, llegándose a condenar a dichos movimientos, sus protagonistas, sus logros y realidades, calificando sus aportaciones como desviadas, heréticas y contrarias al magisterio de la iglesia.. mientras, se apoyaba y respaldaba un amplio movimiento contrareformista y neoconservador, cuya evidente presencia llega hasta nuestros días..
No es casualidad que, el principal lugarteniente de Juan Pablo II, el, por entonces, cardenal Ratzinger.. fuera elegido como su sucesor y actual papa Benedicto XVI.

Ante esta situación, muchos optaron por continuar viviendo su fe y sus convicciones de manera más discreta, unos dentro de la iglesia, otros completamente al margen de la misma, no por temor alguno, sino por la constatación de una evidente realidad: el largo período de aportaciones y transformaciones, de la década de los 80, no iba a poder mantenerse por mucho tiempo, y la fuerza tradicional y hegemónica de la estructura y jerarquía eclesial acabaría por imponerse.

Algunos dimos un paso más, nos planteamos la dificultad de conciliar este proceso de transformación, protagonizado por el ser humano, con la necesidad que muestra este ser humano de tener y adecuar una"idea de dios".

Yo opté, primero, por separar ambas realidades, la humana y la divina, por mi dificultad creciente de poder conciliar ambas..
Al final opté por quedarme sólo con la primera, la realidad del ser humano.

Lo hice por honestidad conmigo mismo y no porque tuviera ninguna certeza de que fuera la opción única o verdadera. En este sentido creo que fui consecuente con uno de los principios que descubrí siendo cristiano: la fe, no es ni una imposición, ni un privilegio, ni un don, sino que es esencialmente una opción del ser humano.. creer, o no creer, en qué o en quien creer, debe ser una decisión libre del individuo, que nunca debería utilizarse como fuente de discriminación o conflicto.


Personalmente, ni entonces, ni ahora me planteo la necesidad de afirmar o negar la existencia de un dios. No sé si existe o no algún dios, ni cómo es, ni cuáles son sus proyectos..
A lo largo de mi vida, lo que sí he tenido constancia, incluso personalmente, es de la necesidad del individuo por tener una "idea de dios", y adecuarla para responder a sus necesidades. En este sentido, aunque pueda resultar un tanto blasfemo, creo que es el hombre el que crea a dios, a su dios, a su imagen y semejanza, y no al contrario.
Y es en este proceso, cuando cada "dios creado y sometido" corre el riesgo de convertirse en un instrumento de enfrentamiento, de dominación y anulación del ser humano.

Nunca, ni antes ni ahora, he militado contra la existencia de ningún dios; siempre, cuando era creyente, y ahora que no lo soy, me he opuesto a toda "idea de dios" utilizada para dominar y someter al individuo.

El dios en el que creía cuando era creyente, seguramente se parecería bastante al dios por el que optaría ahora que no lo soy.
Puede considerarse que soy agnóstico, aunque yo prefiero decir que tan sólo soy un "no creyente".
Hace más de 20 años que opté por creer sólo en la realidad del ser humano; en sus miserias y grandezas, sus errores y sus aciertos, sus limitaciones y su capacidad para enfrentarse a ellas..
Hace más de 20 años opté por creer que es este ser humano, por encima de todo, el principal responsable y protagonista de la historia (su historia).. y por tanto el encargado y responsable de la misma..

!Quién sabe, ... quizás esta apuesta por el ser humano no esté tan lejos de la apuesta que hice, hace años, por el dios en el que creía..
Yo no siento que haya grandes diferencias...
Quizás, por eso me atrevo a pensar que si existe algún dios, no creo que le importara que dejara de creer en él.. creo que lo comprendería..


PD: aunque, por tratarse de una experiencia personal, me haya referido a la realidad que más de cerca conocí y viví, he de añadir que este amplio proceso no sólo se circunscribió a mi país.. Por ejemplo, muchos lugares de Latinoamérica, con sus matices y circunstancias históricas concretas y diferenciadas, fueron, sin duda, parte importante del mismo..

6 comentarios:

Anny :

Si, si, siiiiii, voy a comentar e incluso sere la primera, siiiii.
jaja. tranquilo, no temas, estoy un poquito más euforica que de costumbre pero eso ya es normal.

Me gusta tu postura Javvy, generalmente la gente creyente, como tu la llamas, entra en graves y hasta caoticos conflictos con gente que no lo es, yo al igual que tu no tengo problema alguno en compartir con los no creyentes, cada quiem como tu o como yo somos libres de elegir un modus vivendi, libres de elegir a que aferrarnos para subsistir en esta humanidad,
Como te expresé desde la primera parte, soy creyente mas no religiosa, yo fui llevada desde chiquita a la iglesia catolica por mi abuelita, una viejecita de principios de siglo, al llegar a mi adolescencia incursioné en los evangelios en donde permanecí unos tres a;os, hasta fui bautizada y todo el rollo, mi particular forma de ser, alejada de las imposiciones, de las reglas que me parecen absurdas, me retiré de cualquier iglesia o relifion y me decidi a creer en Dios, a una comunicación directa,
Quiza sea una idea como tu la llamas pero si ello me ayuda a ser mejor, a vivir un poco mas tranquila y confiada, si con ello no hago daño a nadie pues sigo en el camino que como bien dices he elegido por voluntad propia.

Linda entrada, larga como la carabina de ambrosio, pero como bien dices, hay cosas que no pueden decirse en tres lineas, ya ves, yo hoy me extendí, hice una entrada aquí. jaja.

Jaja, te reiras si un dia nos vemos, porque tengo la particularidad de decir al saludar, hooola hombre de dios, jaja.

Un beso José Javier

Anny

Anny :

Pd.tuve en algun momento el impulso de entrar a la musulmania, jaja, me dije que es eso que las mujeres de un lado y los hombres del otro, eso de no poder ver al hombre directamente a la face, habrase visto, ya ire yo a cambiar eso, luego me dije, ay no, matada voy a salir de alli, jajaj.

Uso pañuelos en la cabeza y me gusta eso de dejar solo los ojos al descubierto, pero por un dia, jaja, locuras ymas locuras mias, jaja. eso si, todo equilibrado, cubierta la cabeza descubiertos los muslos y eso no me lo iban a tolerar alli, jajaj.

te digo hoy amaneci peor que siempre, jaja

Otro beso

Anny

G a b y* :

Mira Javier, tu conclusión final, es lo más aproximado a mi sentir.
Te dejo una frase, que de alguna manera asoma su significado en tu escrito,y que en lo personal, describe lo que pienso. Es de Dalmiro Sáenz, un escritor argentino y dice:

"Cuando Dios hizo al hombre, Dios hizo a Dios. Dios no existiría si no existiese el hombre que pudiese creer o no creer en él".

Con esto concluyo el tercer capítulo de "mis comentarios".
Podía agregar, un plus, sobre la llegada del catolicismo a Latinoamérica, pero es un laaargo y doloroso -a mi criterio- camino, que han sufrido todos aquellos que aquí habitaban con sus propias creencias, sus costumbres, sus modos de vida y que con el afán de conquista y utilizando la evangelización como medio, acabaron con culturas muy ricas y con el derecho de vivir y creer en lo que se les diera la gana.

Ahora sí, no vaaaa maaaaasss!
Besitos al vuelo!
Gaby*
Me alegró mucho volverte a leer!
Oye! Tres porciones de helado me devoré, jajaja! Ahora sírveme un cafecito!

(((((((()ËMy£iâ))))))))) :

Hola Javier.. interesante tema y para mi dificil de tratar, pues como tu, he tenido q. replantear mi Fe en la Iglesia.. pues necesita realizar profundos cambios
Muchos somos los que nos hemos sentido marginados. Deposito mi Fe en el Hombre y encuentro a Dios en el.Para asi poder continuar creciendo y entre tod@s lograr la salvacion de la humanidad.
Con el afecto de siempre Emy.

Anny :

Javvy, envíame el título de esta cancion del Fito, me gusta, calmadita en contraposicion a la que me encanta pero buena!!!!!

Ya escuchandola pienso que puede llamarse feo, jajaj y si que lo es, al final de cuentas la belleza es relativa.

la que yo digo es esa de voy mirandome en los charcos yo no necesito espejos

beso

Anny

Cuentame un cuento :

No se si llamarle Dios, Yavé, Alá,Jehová o madre Tierra.Lo unico que se con certeza es que necesito creer en algo y tener fe,pero no creo en liturgias ni tampoco en fanatismo.
Cualquier postura me parece respetable¡, besos Javier¡