viernes, 25 de marzo de 2011

VIVIR EN CONTRA

Hacía mucho que Juan Luis conocía, por extendido y oído, aquel viejo y, para él, extraño dicho que afirmaba: “Resulta más fácil vivir en contra de”…

Juan Luis lo calificaba de extraño porque siempre había imaginado que aquel antiguo dicho era una forma irónica y paradójica de afirmar y confirmar todo lo contrario: “Resulta más fácil vivir a favor de”…
Y es que, de entrada, para Juan Luis, parecía más lógico y razonable considerar que “vivir a favor” conllevaría, siempre, indudables ventajas y comodidades, derivadas, fundamentalmente, de las amplias y numerosas seguridades que dicha forma de vivir suele comportar y aportar…

Y las seguridades, para un ser tan inseguro como el ser humano, más que un bien, o un valor, Juan Luis las calificaba, sobre todo, como una necesidad…

Sin embargo, y a pesar de ello, a lo largo de los años, Juan Luis había podido comprobar, y hasta experimentar, que, en muchas ocasiones, “vivir en contra” podía representar, también, una rica fuente de todo tipo de seguridades… más o menos diferentes o más o menos similares… pero, al fin y al cabo, seguridades capaces de proporcionar tantas comodidades (y a veces, quizás más), como “vivir a favor”…

Para llegar a estas consideraciones, Juan Luis no había necesitado grandes estudios, ni profundos análisis, ni costosos esfuerzos (no era lo suyo)… Tampoco había necesitado recurrir a relevantes y flagrantes ejemplos y modelos de la vida colectiva e individual, de todas las sociedades y de todos los tiempos… grupos y tendencias políticas que viven mejor en la oposición y cambian cuando llegan al poder… jóvenes que pierden su identidad en cuanto empiezan a asumir, mínimamente, su papel de adulto… o generaciones enteras que fueron enterradas y olvidadas, porque, queriendo o sin querer, decidieron o les tocó “vivir en contra”…

No, Juan Luis es más simple y más sencillo (del montón, suele decir él)… Aficionado, desde pequeño, al cine de ficción (como si hubiese alguno que no lo fuera), Juan Luis ha ido elaborando y confirmando, poco a poco, y gracias a los innumerables minutos cinematográficos contemplados, esta inquietante y enigmática realidad: ¿Qué hubiera sido o sería de todos aquellos héroes y superhéroes, sin sus antagonistas, malvados y villanos (y viceversa), que les proporcionaban (tanto a unos como a los otros), la posibilidad de “vivir en contra”?... Sin ellos, ¿acabarían Supermán, Batman o Skywalker, llevando los niños al cole y preparando barbacoas los fines de semana?.. ¿o acabarían con una depresión de caballo, fumando y dándose a la bebida?...
                 

Hace pocos días, Juan Luis me comentaba, algo desanimado, que, desgraciadamente para él, las pelis de ficción, poco o nada aportaban a tan delicado y transcendental tema… -lo suelen dejar, siempre, para la más que posible y siguiente entrega- apostillaba…

Tratando de aliviar, en algo, sus profundas y comprensibles tribulaciones, me animé a expresarle y compartir algún matiz a sus inquietudes:
-Es bastante probable que tanto vivir en contra, como a favor, puedan comportar las mismas o similares actitudes y consecuencias… y por tanto, ser susceptibles de recibir las mismas o similares valoraciones… Lo realmente importante, quizás debería estar en la naturaleza de aquello respecto a lo que uno decide “vivir en contra o a favor” (y en los porqués y en los cuándos)…ahí, probablemente, resida lo complejo, lo difícil y lo incómodo… porque una de las grandes ventajas comunes a ambas formas de vivir, quizás sea que te facilitan el no tener que pensar excesivamente y a todas horas… y decidir, aún menos…

Mirándome con cara de cierta interrogación, algo de escepticismo y bastante ironía, Juan Luis replicó dejando una pregunta lógica en el aire:
-¿Pensar?, ¿a favor o en contra?...
Mirándole con una sonrisa cómplice, contesté lo primero (y probablemente, lo único) que podía contestar a aquella pregunta:
-Pensar, mejor A la contra… lo de vivir, depende… ¡vivir, ya es otra cosa!...

 

6 comentarios:

(((((((()ËMy£iâ))))))))) :

Estoy contigo Javier.. el tema pasa por pensar a favor o en contra, decidirlo y vivirla con su consecuencia .
Cariños Amigo.

Neogeminis :

Hola Javier!...tanto tiempo sin leer las aventuras y elucubraciones de Juan Luis!...ya las extrañaba!
Creo que muchas veces la gente se ocupa de vivir "en contra de" porque así halla la excusa perfecta y conveniente de tener a mano a quien echarle la culpa de sus quejas. Si las cosas en su trabajo y su entorno andan mal, bastará que diga "la culpa la tienen los políticos que tenemos, que son corruptos" para que lo que le corresponde de responsabilidad en lo que concierne de su propio bienestar quedará opacado bajo el manto de sospecha con que cubre a todos los políticos -sin distinción- y dormirá con menos culpa de la que sentiría si pensara "qué puedo hacer yo para cambiar esto", por ejemplo.

Y como siempre, me voy meditando sobre el tema que nos has propuesto!

Un abrazo.

Javier D :

..Hay por ahí una canción de Fito que dice algo así: “..ni negro del todo, ni del todo blanco; entre los extremos hay más espacios..”
Espacios para los matices, añadiría yo..
Pensar, aunque puede tener una dimensión colectiva (como origen o como destino), siempre es, sobre todo, una tarea individual.. y podemos, por tanto permitirnos y hasta exigirnos una determinada forma de hacerlo…
Vivir, difícilmente puede tener sólo una dimensión individual, siempre es, sobre todo, una tarea colectiva.. En ella, siempre están presentes los matices que aporta (a favor o en contra), la presencia del otro.. Tratar de imponernos una única forma de vivir, al menos a mí, se me antoja una tarea imposible, y un tanto(o un mucho) estéril.. La flexibilidad y los matices, se me antojan necesarios e imprescindibles…

Hola Mónica, bienvenida.. seguro que has disfrutado de ese maravilloso viaje por Italia.. y hablando de “viajes”, igual es un buen ejemplo.. todo “viaje”, conlleva la posibilidad del descubrimiento y la experiencia de nuevos matices que poder incorporar a nuestras vidas.. Cómo hacerlo, vivirlos y compartirlos, es, como señalas, una responsabilidad añadida de cada cual..

Besotes para las dos

═:¦:-♥♥-:¦: ══ CϊlЗэяlЗяŭĵA ══:¦:-♥♥-:¦:═ :

═:¦:-♥♥-:¦: ══ Pues siempre he pensado que los matices son los que marcan la diferencia...parafraseando a "Jarabe de palo":
"Depende...todo depende...de según cómo se mire...todo depende..."

Uyyyy, jajaja no sigo que ya he soltao un gallo, ajjajaUn arrumaco apretaíto y BESOS para que no te falten ══:¦:-♥♥-:¦:═

G a b y* :

Me adhiero a los matices... La vida nos va presentando circunstancias variadas y dificilmente podamos ir siempre a "favor de" o "en contra de"... Por lógica, cada vez que tomemos una postura siempre será contraria a alguna otra que ande por allí a la vuelta, el tema es el modo en que encaremos dichas posturas.
Esto me ha retrotraído a mi adolescencia (creo -y vivenciando hoy por hoy la adolescencia de mi hija) - es la edad en la que más nos oponemos a ciertas normativas sociales, principalmente.
Me agradan estas tertulias con nuestro querido Juan Luis, siempre tiro a favor de cuanto diga y haga, aunque a veces se trate de algo traído muy de los pelos, pero en tal caso es solo para llevar la contraria a sus detractores. (Los hay?) jmmm! No creo, Juan Luis al igual que vos, son dos tipos queribles y macanudazos!
Besitos al vuelo!
Gaby*

Cuentame un cuento :

Hya momentos en los que uno va a favor y otras en contra.Eso dependerá de donde sopla el viento y de los momentos de la vida y las circunstancias a las que nos enfrentamos.Jose Luís, encantada de conocerte, eres una genialidad¡, y es en la gentge sencillla donde estas genialidades se hacen más visibles¡
Javier, eres estupendo¡