sábado, 16 de julio de 2011

SUPERBES y la SEXUALIDAD. (Capítulo 7)

Es cierto que para todos los especímenes de todas las especies (incluida la humanoide), simplificar para comprender (y vivir), es una tarea más que necesaria, casi obligada… Para los superhéroes, también, aunque mucho menos.
Y es que ellos, al menos son conscientes de que dichas simplificaciones siempre conllevan un elevado riesgo de confusiones, meteduras de patas y errores de difíciles y posteriores reparaciones.

Un claro ejemplo de ello lo constituye todo esa enmarañada, intrincada y sofisticada trama de simplificaciones en torno a la sexualidad de los especímenes de cualquier especie… Confundida y mezclada, de forma interesada, con todo tipo de instancias éticas, morales, espirituales, religiosas, sociales, culturales, ideológicas, económicas, reproductivas, psicológicas o médicas, la sexualidad se ha ido convirtiendo en todo, menos en una real posibilidad de disfrute, satisfacción o divertimento al alcance de todos…

Foto 29. Como puede apreciarse en la imagen, los especímenes “BES” son multisexuales y andróginos… O dicho de manera más sencilla, pueden disfrutar de su sexualidad con cualquier individuo de su especie, sin limitaciones ni objeciones por las características o apariencias físicas, sociales o culturales (propias o ajenas)… Incluso pueden mantener relaciones sexuales, plenamente satisfactorias y divertidas, consigo mismos.
Según los estudios antropológicos realizados, dicho avance ha sido posible gracias a un largo proceso evolutivo (realizado durante muchas generaciones), en el que influyó, decisivamente, el espíritu generoso y solidario que caracteriza a todas las especies de superhéroes, en general, y a la especie “BES”, en particular.
Bueno, dichos estudios también señalan como otro posible factor de influencia, el hecho de que los especímenes “BES” sean pocos… y los poquitos que son, estén muy repartidos por el universo (y muy atareados), circunstancia que, evidentemente, dificulta un poco (o un mucho) sus encuentros…
Y como suele decir SúperBES: “Hay que aprovechar los momentos, che”

Foto 30. Durante el largo periodo evolutivo, ya mencionado (y cuyos orígenes se pierden en el tiempo), la superespecie “BES” probó e intentó ampliar y extender su generoso y solidario comportamiento sexual a otras muchas especies diferentes (incluida la humanoide)…
Su diferente y menor estatura, apenas si representó problema alguno, ya que su extraordinaria capacidad de adaptación les permitió desarrollar, pronto, un discreto y multifuncional sistema de acoplamiento sexual, válido para cualquier encuentro entre especies diferentes… En efecto, todos los órganos sexuales de la especie “BES” son internos (por eso no se ven), pero extraíbles, retráctiles y regulables, en tamaño y forma, en función de las circunstancias y el gusto de cada especímen de cada especie.
No obstante, y según los estudios antropológicos existentes, la superespecie “BES”, hace muchas generaciones que renunció al intercambio generoso y solidario, con especies diferentes a la propia… No fue, como ya quedó expuesto, por problemas de tamaños, sino por su extraordinario supervigor y superentrega sexual… excepcional circunstancia que siempre acababa generando importantes desencuentros e inconvenientes en dichos intercambios entre especies…

Foto 31. Dado el carácter lúdico y festivo que la sexualidad tiene para los superhéroes, resulta lógico pensar que dicha actividad no ocupe los primeros lugares entre sus prioridades esenciales…Desde luego está muy por detrás, en importancia, de su principal objetivo: proteger el universo.
En particular, y como puede desprenderse de la imagen, la especie “BES”, consciente de sus supercompromisos (y de las superresponsabilidades que conllevan), no han tenido dificultad alguna para desarrollar un efectivo control mental sobre sus apetencias, acaloramientos o calenturas…
Gracias a dicho control, desde hace generaciones (y salvo casos muy puntuales y excepcionales), la especie “BES” ha conseguido concentrar sus actividades lúdico sexuales, en un período no mayor de un mes al año, de tal manera que, durante los once meses restantes, dicha actividad apenas interfiere en su exigente tarea protectora…
Incluso durante dicho mes (y de forma rotatoria), establecen turnos de guardia para la atención de urgencias, de forma que siempre hay un SúperBES vigilante, presto y dispuesto para entrar en acción y proteger, por ejemplo, a los humanoides.

Foto 32. Los superhéroes, en general, y la especie “BES” en particular, lo tienen bastante claro: La sexualidad, como casi todo lo que es importante (y lo que no lo es, también), reside, fundamentalmente, en la cabeza (o en la carencia de la misma)…
Según rigurosos y confidenciales estudios antropométricos (como el expuesto en la imagen), este sería, sin duda, uno de los motivos principales y esenciales por el cual, la especie “BES”, la tiene tan grande(su cabeza, claro está)… Una característica física que, a su vez, denota y evidencia la clara superioridad de la especie “BES” respecto a la especie humanoide, por ejemplo…

Y es que, como suele indicar SúperBES: “La función y el uso dan forma al órgano (e incluso pueden llegar a crearlo)… mientras que sus ausencias, lo atrofian (e incluso pueden llegar a eliminarlo)”
(Continuará)

Importante: se advierte que las escenas y hechos relatados han sido protagonizados por todo un superhéroe… No intenten reproducirlos en casa, por su cuenta, solos ni acompañados… ¡podrían ser altamente riesgosas para su salud física o mental!... (por el mismo motivo, dichas imágenes no deben utilizarse ni reproducirse, sin el conocimiento ni la autorización de su protagonista).

2 comentarios:

Neogeminis :

vaya vaya! con estos Bes y sus prácticas reproductivas y demás juegos aleatorios! jajaja...parece que no le hace asco a nada!jejeje...y bueno!...en ese tema cada quien se la rebusca como puede y nadie debe juzgar las preferencias de los demás! :)


que tengas un muy buen finde.

Javier D :

Hola Mónica,
ojalá fuera así.. pero me da a mí que en este asuntillo de la sexualidad y el respeto (como en tantos otros muchos), a los humanoides, como especie, aún nos queda un largo camino por recorrer..

Besotes