jueves, 20 de octubre de 2011

SUPERBES y la PATRIA. (Capítulo 19)

1ª Parte
Según los tratados de patriotología, el término patria se utiliza para designar la tierra natal (o adoptiva), a la que el individuo se siente ligado por vínculos de muy diversa consideración, afectivos, familiares, culturales, históricos, administrativos…

La patria es uno de esos peculiares atributos con los que individuo “nace”… y con el que luego, dicho individuo “se hace” (o quizás sería más exacto decir que “lo hacen”)…

El experto y estadista Tekoloko Lashapita, en su tratado “Los misterios de un patriota”, establece que "La patria, de entrada, no se elige, sino que se impone, de forma tan casual (o causal) como la que supone nacer en un determinado lugar… o de forma tan azarosa (o inevitable) como la que representa el lugar de origen y procedencia de los progenitores de cada individuo"…


El individuo tiende, por naturaleza u obligación, a la sociabilidad… ya sea por razones de supervivencia o en busca de aquellas seguridades que, difícilmente, podría conseguir de forma aislada o individual…
La patria se configura como uno de esos grandes mecanismos de socialización, ofreciendo al individuo amplias posibilidades de identificarse con determinados valores colectivos, vincularse a ellos y refugiarse en las seguridades e identidades que éstos le proporcionan…

“Por supuesto, aclara el estadista Tekoloko, dicha prestación no es gratuita (ni tan siquiera opcional)… El individuo está obligado a contribuir con su aportación individual (y de diversa índole), al mantenimiento y engrandecimiento de los supuestos y establecidos valores patrios… Y en caso de que así no fuera, dicho individuo corre un evidente riesgo de ser considerado un antipatriota… y hasta de ser convertido en un marginado de dicha entidad colectiva”…


El concepto y los significados de patria (como suele suceder con todo), ha experimentado cambios, a lo largo del tiempo y según los diferentes lugares y culturas… Algunos de ellos, (como nación, país, pueblo, tierra), procurando suavizar y modernizar los rígidos valores y exigencias que caracterizan dicha entidad… Otros, por el contrario, parecen insistir en dichos valores, acentuarlos, perpetuarlos y rentabilizarlos desde diferentes puntos de vista, ya sean políticos, ideológicos, religiosos… y cómo no, y sobre todo, económicos…

“El amplio y progresivo fenómeno de la globalización actual, es un buen ejemplo de esta contradictoria situación, señala el estadista Tekoloko… Por un lado, pareciera que dicha globalización fuera una invitación (o amenaza) disuasoria capaz de difuminar (e incluso eliminar), muchos de los mecanismos y recursos de la patria y del patriota (lengua, cultura, costumbres, fronteras, residencias, identidades)… Mientras que, por otro lado, la existencia de dicha amenaza (o invitación) globalizadora pareciera provocar y exacerbar la vigencia y la reivindicación de los mismos”…


Los efectos de la globalización no són el único ejemplo de las contradicciones que caracterizan la realidad patriótica… En el fondo, esta realidad es contradictoria por naturaleza… Sus dos principales componentes, el individuo y la patria, parecen ser, al mismo tiempo, complementarios, contrarios y hasta excluyentes… “Ambos parecen necesitarse y ambos parecen demandar la desaparición del otro. A más patria, menos individuo, y a más individuo, menos patria”, subraya el estadista Tekoloko Lashapita…


(Continuará)


Importante: se advierte que las escenas y hechos relatados han sido protagonizados por todo un superhéroe… No intenten reproducirlos en casa, por su cuenta, solos ni acompañados… ¡podrían ser altamente riesgosas para su salud física o mental!... (por el mismo motivo, dichas imágenes no deben utilizarse ni reproducirse, sin el conocimiento ni la autorización de su protagonista).

3 comentarios:

Neogeminis :

El concepto de patria ha sido a lo largo de la historia tan manipulado, ultrajado y desvencijado que lo que quizás nació como sustancia aglutinante para afianzar una identidad y consolidar fuerzas, más tarde se convirtió en la excusa perfecta para alentar tiranías, declarar guerras, inventar enemigos, fabular peligros latentes y así poder extender el dominio que los auto-declarados líderes nacionalistas imponen sobre sus súbditos.
Descreo de las ideologías que piensan que agitar banderitas es recurso para afianzar la sociedad.En todo caso lo que se logra sólo es unificarla en cuanto a la xenofobia que se genera, no en relación a generar más conciencia social, más responsabilidad y democracia.
Será quizás por la mala experiencia que tenemos aquí acumulada, pero lo que alguna vez fue -en mi infancia- emoción sincera ante la celeste y blanca y no deja de ser -digamos la mayoría de las veces- manipulación barata para agitar a las masas. Es sólo mi opinión...claro


Un abrazo!

Anny :

Y bueno, que decirte, que tienes razon, que yo amo este pedacito de tierra en donde naci, pero que no soy amante de las fronteras que marcan diferencias, que crean desaveniencias, no, eso no me gusta, yo amo mi tierra porque alli he crecido pero tambien amo aquellos lugares que he tenido la oportunidad de visitar y en los cuales me he sentido como en mi casa, en los cuales he conocido personas que piensan y sienten como yo, cuyas palabras son dichas con los labios pero nacidas en el corazon!!
De esa cuenta soy feliz estando en un lugar en donde se respeten mis derechos como persona sin importar si vengo de un pais tercermundista o de la mismisima carabina de ambrosio.
Lindo fin de semana pedacito de gente querido!
Anny

G a b y* :

La primer estrofa del himno de mi país dice: "Orientales la patria o la tumba"... obviamente, las alternativas son claras y todos elegimos la patria. Ya no sé si quedan quienes estén dispuestos a dar la vida por ella, muchos han decidido olvidar ese sentimiento de arraigo, y aunque luego lloren de nostalgia, prefirieron no torcer el lomo aquí para hacer la patria por otro lado (quizá terminándose por encorvar más el lomo aún); otros, la luchamos, la vivimos y sobre todo la gozamos (más si salimos campeones de la copa América) -mirá por donde pasa el patriotismo. Pero, en mi caso particular, soy una amante de mi terruño. Desde mi lugarcito y con las herramientas que pueda sostener, llevar, manejar, defiendo este paísito pequeño, pero grandote de corazón. De todos modos, somos muchos los que por ser hijos o nietos de inmigrantes, sentimos que nuestra patria lleva sangre de otras patrias que en el fondo, conforman una unión afectiva muy importante. Al fin de cuentas, todos somos parte de un mismo mundo, que también es menester defender, querer y respetar.
Besitos al vuelo:
Gaby*
(menos mal que advertiste que solo los superhéroes pueden hacer lo que el de las imágenes, ya estaba a punto de mandarme una macana :)