viernes, 5 de agosto de 2011

SUPERBES y los SUPERPODERES. (Capítulo 10)

Mucho se ha escrito y hablado sobre los superpoderes de los superhéroes… Entendiendo por tales, aquellos recursos y facultades extraordinarias y sorprendentes, gracias a los cuales los superhéroes pueden realizar, de forma más efectiva y contundente, su prodigiosa tarea protectora.
 
Según los más recientes y completos estudios físico/genéticos, los superhéroes (como SúperBES) que constituyen y pertenecen a una determinada especie evolutiva, transmiten, de generación en generación, una predisposición natural para desarrollar sus propios superpoderes, tanto los ya asimilados anteriormente por la especie, como para adquirir e incorporar otros nuevos…
Pero a pesar de esta capacidad para transmitir y heredar dicha predisposición natural, no todos los especímenes “BES” desarrollan dichos superpoderes (en algunos de ellos, ni tan siquiera llegan a manifestarse con especial claridad)…
Según los estudios ya mencionados, el motivo de esta aparente disparidad aleatoria, es bastante lógica y evidente: no basta con tener determinadas aptitudes ni con disponer de determinados recursos, sino que resulta fundamental mantener una permanente actitud y una férrea voluntad para ejercitar y desarrollar dichos superpoderes…
Existen otras muchas especies (como la humanoide, por ejemplo), en las que la falta de actitud y voluntad para desarrollar recursos y aptitudes, más que una excepción, es la regla (motivo por el cual, lógicamente, están abocadas a ser especies mucho menos evolucionadas y necesitadas de protección)…
A lo largo de capítulos anteriores hemos podido observar algunos de los superpoderes de SúperBES, como su visión infrarroja, su invisibilidad o su capacidad para volar (cuando lleva puesta su capita, claro)… En los próximos dos capítulos se mostrarán algunos más… (no todos, porque SúperBES es muy aplicado y por tanto cuenta con un amplio y variado repertorio de dichos superpoderes)…

 Foto 40. Como ya recordarán, la especie “BES”, en su larguísima evolución adaptativa al medio, consiguió que todos sus órganos sexuales (incluidos los genitales), fueran internos, extraíbles y regulables (en tamaño y forma)… Aprovechando dicha circunstancia, la especie “BES” (siempre al servicio de su función protectora), desarrolló y perfeccionó su poderosa meada ultraecológica (que sale ya depurada de su pequeño y prodigioso organismo)… Una meada totalmente regulable en potencia y temperatura (hasta los -100º centígrados), gracias a la cual, SúperBES puede acudir a sofocar los incendios más voraces y terribles, evitando muchas de sus más funestas consecuencias… (y por supuesto, ahorrando en medios y gastos, ya que, como puede observarse, no necesita manguera alguna, ni despilfarro de un bien tan preciado y escaso como el agua)…

Foto 41. En esta escalofriante imagen (que pone los pelos de punta a cualquiera), podemos observar, claramente, la diferencia entre aptitudes y actitudes (así como la fundamental importancia de las segundas)… Casi todas las especies existentes (sobre todo la humanoide), en casos similares, cuando los recursos y los medios parecen insuficientes, suelen abandonar la empresa y renunciar al intento… Todo lo contrario que SúperBES, cuya inquebrantable y poderosa actitud le mantiene firme y decidido a enfrentar cualquier situación, por muy complicada que esta sea… y aunque no tenga nada claro sus consecuencias ni sus resultados…

Foto 42. Según podemos apreciar en esta imagen, la especie “BES” ha desarrollado y perfeccionado un superpoder esencial para llevar a cabo su tarea protectora: Alejarse y tomar una distancia, adecuada y conveniente, tanto de los acontecimientos como de los lugares en los que se desarrollan… Gracias a este superpoder, SúperBES puede observar y valorar, por partes y en su conjunto, cada situación y cada problema que se le presenta… permitiéndole actuar en consecuencia…
Algo que no pueden realizar otras muchas especies (como la humanoide), cuya visión miope y deformada (por no decir cegata), suele dar lugar a interpretaciones interesadas y erróneas… o incluso puede ocasionar la no percepción de los problemas, hasta que éstos, prácticamente, apenas si tienen solución alguna (por no decir que ya no tienen ninguna solución)…
 
Como suele decir SúperBES, “No hay recursos pequeños, ni poderes ilimitados… Lo que realmente importa es cómo los utilizamos... ya sean los unos o los otros”…

(Continuará)
 
Importante: se advierte que las escenas y hechos relatados han sido protagonizados por todo un superhéroe… No intenten reproducirlos en casa, por su cuenta, solos ni acompañados… ¡podrían ser altamente riesgosas para su salud física o mental!... (por el mismo motivo, dichas imágenes no deben utilizarse ni reproducirse, sin el conocimiento ni la autorización de su protagonista).

5 comentarios:

((((((((ËMy£iâ))))))))) :

Continuas con el tema ? Bien.
Te cuento q. te he leido y para ser un SuperHeroe.. solo se necesita "ser coherente" , al menos con uno mismo !.

me encantan los Creedence !!
Besos muchos.

Neogeminis :

O sea que, básicamente es la ACTITUD lo que nos diferencia a los humanoides de esta loable raza de super-héroes. A diferencia de estos,los seres humanos nos caracterizamos -salvo honrosas excepciones- a no ser perseverantes a la hora de alcanzar un objetivo, como tampoco nos abunda el desinterés y la generosidad cuando se corre riesgo de salir poco airosos del entrevero! ejjejejee
Un abrazo.

Javier D :

Hola Emy,
ummm.. no sé yo si con eso sería suficiente, che.. Si fuera así, creo que cualquier podría serlo, desde el pato Donald hasta Homer Simpson… Yo, al menos, por muy coherente que pudiera ser conmigo mismo (que no tengo idea de si lo soy o no), creo que nunca sería aspirante a superhéroe… Como simple humanoide que soy, con acercarme a ser medio héroe (y muy por los pelos), ya me daría muy por satisfecho… :)

Hola Mónica,
me llamó la atención eso del “entrevero”.. no sé si acierto, pero supongo que debe ser parecido a lo que, por acá, llamamos “entripao”, una situación inesperada, confusa, conflictiva, difícil y que acojona lo suficiente como para no desear, en exceso, formar parte de ella… Si es así, creo que a SúperBES tampoco es que le gusten demasiado… pero, como señalas, para eso están los superhéroes… y por ello, como decía, yo no aspiro, ni de coña, a ser uno de ellos… ejejej

Besotes pa las dos

Anónimo :
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anny :

no se, no se, lo que te dire a continuacion es sumamente personal y perdona que no te lo mande a tu correo privado che pero,ese super Bess tiene algo mio, y es eso justamente, Actitud, es algo que transmito continuamente y con ejemplos a mis hijos de una manera muy directa, muchos otros que me rodean han aprendido con verme, no es engreimiento es la simple y llana verdad, pero ssshhh.
te dejo por el momento, de poco en poquito ire viniendo a leerme las cincuenta mil entradas estas, :), mientras tanto, alzo el brazo y salgo volando.
besoooooooo alcanzame cigueñaaaaa
Anny